lunes, 19 de diciembre de 2016

La odisea se convirtió en una realidad

Tal y como anuncié en mi anterior publicación hoy he asistido a una entrevista de trabajo, y me alegra comunicar que la cosa ha ido mucho mejor de lo esperado, de hecho, por lo que he entendido tengo un puesto de trabajo prácticamente garantizado. Sin embargo, eso no significa que haya sido un día fácil.


La Odisea


Hace unos días empecé éste blog con una entrada titulada "La Odisea ha empezado", haciendo un símil entre la historia de la mitología Griega (la cual nace de un poema de Homero) y la búsqueda de empleo. Por un lado Ulises tenía como meta Itaca y por el otro yo tenía como meta conseguir un empleo.

La Furia de Poseidon


En el mito de Ulises, éste se debe enfrentar a varios desafíos antes de llegar a su destino, y entre ellos se encuentra la furia de Poseidon, el Dios de los Mares, o al menos así se ilustra en el cine. Tal parece que hoy yo también haya enfrentado a Poseidon u otra deidad, porque NADA salió como estaba previsto.

En primer lugar, no llegué a tiempo para coger el bus que tenia previsto, por suerte mi madre me enseñó una ruta alternativa con la que podría llegar a tiempo. Pero ni siquiera eso funcionó, cuando estábamos a 12 minutos del lugar, esperando en la estación, se escuchaba por megafonia: "Debido a una avería los trenes circulan fuera de su horario habitual". Justo en el peor momento... Si el tren hubiese llegado a su hora, me habrían incluso sobrado algunos minutos.

Los minutos pasaban y llegó un punto en el que ya lo había dado por perdido, ya que como bien es sabido llegar tarde el día de la entrevista es de los peores errores que se pueden cometer, por ello me había incluso planteado de volver a casa... Afortunadamente, mi madre me animó a continuar, habíamos llegado demasiado lejos como para ni siquiera presentarse en el sitio. Nunca podré agradecérselo lo suficiente y desde luego no me avergüenzo de ello, aunque tampoco es algo de le que se pueda estar orgulloso, un joven de 25 años que aún necesita el apoyo de su madre...

Se vislumbra Itaca en el horizonte


Al igual que Ulises en su viaje, yo he sido capaz de superar las dificultades del mio, y parece que ha dado sus frutos. El próximo 9 de Enero empezaré un curso de formación subvencionado por la propia empresa y si lo supero me garantizan un puesto de trabajo, aunque quizás tenga que esperar hasta 4 meses, pero es mejor que nada. Bastante bien ha salido teniendo en cuenta lo accidentado que ha sido el trayecto.

Por tanto si todo sale bien, ésta odisea podría haber llegado a su fin ¡Sí que se ha hecho corto! La verdad es que, salvo por lo de hoy, no estoy seguro de si se podría considerar realmente una odisea. Aunque tampoco es buena idea hacerse ilusiones, demasiado bonito para ser verdad, el tiempo lo dirá.

Aún si el viaje ha terminado, éste blog no lo ha hecho, aún me quedan unas cuantas anécdotas por contar. Además, aún soy joven y mi carrera profesional ni siquiera ha empezado aún, y tengo pensado compartir mis experiencias (obstáculos superados, retos, entre otros), por lo tanto a éste blog aún le queda una larga vida por delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario