martes, 21 de febrero de 2017

Mi Primer dia de trabajo

Ayer fue mi primer día de trabajo... O eso diría si hubiese trabajado realmente, ahora lo matizaré pero vamos a empezar desde el principio.


A las 9:30 empezó el día con la firma del contrato, la cual duró bastante más de lo que esperaba, ya que no solo era firmar el contrato, sino también un montón de papeles más relacionados con temas de políticas de empresa y demás. Media hora larga, no firmaba tantos papeles desde que me abrí una cuenta en el banco.


Después de eso una charla corporativa, por lo que al final terminé desayunando a las 12:00


Y luego resulta que la oficina en la que firmé el contrato no era la misma a la que me destinaron, al contrario de lo que parecía dar a entender el email que seguramente estaba mal redactado.


Yo ya tenia estudiado el camino de vuelta para la oficina de Sant Cugat, pero al mandarme a Barcelona me descolocaron, así que al volver me perdí en Plaza Catalunya buscando el acceso a Rodalies RENFE desde el Metro, estuve como veinte minutos dando vueltas a la plaza.


¿Y que pasó desde que llegué a la oficina de Barcelona? Pues nada... Bueno, el jefe de proyecto nos explicó a mi y a un compañero de que iba el proyecto al que estamos asignados y nos preguntó un poco sobre nuestros conocimientos y experiencias anteriores. A parte de eso no ocurrió nada más ya que a pesar de estar asignado a un proyecto, no estoy asignado a un grupo concreto dentro del proyecto. Vamos, que me pasé el resto de la tarde sin hacer nada, nada de trabajo porque aún no me han asignado ninguna tarea, quizás cambie de opinión cuando me carguen de trabajo como a una mula, pero ahora mismo para mi es más estresante estar sin hacer nada. Eso es porque el aburrimiento constante, total y absoluto acaba produciendo una sensación de agobio (al menos para mí) y eso es muy estresante para mi.


Esta mañana se me ha hecho un poco más amena porque me he entretenido redactando un email a un compañero del curso, explicándole lo maravilloso que es trabajar en la empresa, y redactando ésta entrada de blog. Pero no creo que pueda aguantar hasta las 19:00 espero que nos asignen a un grupo pronto.

viernes, 17 de febrero de 2017

La historia de cómo conseguí empleo en una semana

Me alegra informar que finalmente he conseguido mi primer empleo y el Lunes que viene voy a firmar mi primer contrato de trabajo, y ahora mirando atrás me doy cuenta de lo afortunado que he sido, puesto que se podría decir que "encontré" éste trabajo en cuestión de una semana.

Primero voy a matizar un aspecto importante, tal y como narré en éste blog, fui a una entrevista de trabajo el Lunes 19 de Diciembre de 2016 (que debido a que cambiamos de año hace relativamente poco parece una fecha distante, pero en realidad fue hace solo dos meses). A raíz de esa entrevista continué el proceso de selección realizando un curso de formación que empezó el 9 de Enero y culminó hoy mismo, lo que supone un total de 6 semanas.

Al final, desde que empezó todo hasta hoy han pasado casi dos meses, sin embargo si tenemos en cuenta la fecha de la entrevista mencionada anteriormente (que fue el desencadenante de la contratación) y la fecha en la que retomé la búsqueda de empleo (El 10 de Diciembre de 2016) se podría decir que conseguí trabajo en cuestión de una semana, y soy consciente de que no es algo habitual, especialmente teniendo en cuenta que es mi primer empleo y que es un trabajo relacionado con mi campo de especialización: el desarrollo de software. Dicho de otro modo, que no es un McDonald's (sin ánimo de ofender a los que trabajen allí).

Por si fuera poco lo mencionado anteriormente, resulta que además es una gran empresa, concretamente una consultora de servicios informáticos, cuyo nombre prefiero no rebelar aún ya que se toman bastante en serio el tema de la confidencialidad y la privacidad, basta con decir que tiene presencia en varios países y solo en España disponen de 13 oficinas si no me equivoco.

Y bueno, finalmente supongo que es hora de despedirse de éste blog, al menos hasta que vuelva a las listas del paro, o bien cambiarle el titulo. De todos modos no es un adiós definitivo ya que seguramente comparta algunas anécdotas curiosas que tengo (y nuevas que vayan surgiendo).